Razones por las que merece la pena escribir en Pulse

Por que deberia escribir en Pulse de LinkedIN

En el primer post sobre LinkedIn de este blog José Humanes nos dio las primeras pinceladas sobre este medio social ideal para la búsqueda de nuevas conexiones y oportunidades profesionales. Pero al menos que queramos estar de “mirandas” no vale sólo con abrir un perfil y esperar, aparte de personalizar, tenemos que compartir y crear contenido relacionado con nuestro sector para que nos escuchen, podamos ir ganando relevancia y generar conversación en torno al tema/as que nos aportan a nivel profesional. Por eso, más allá de compartir enlaces y actualizaciones sin salir de LinkedIn podemos crear nuestro propio contenido en formato artículo con PULSE.

En este post podréis ver algunas de las ventajas de publicar con la herramienta de Bloggin de LinkedIn en base a la experiencia de @eldospuntocero (Lion 2k linkedIn).  Espero que os guste y os sea de utilidad.


Después de mi primer post sobre LinkedIn, Tatsu me decía, “Ahora tienes que escribir sobre Pulse” y aunque suelo ser muy “bien mandao” resulta que sobre esto ya han escrito demasiado. Si utilizáis Google encontrareis muchos resultados útiles, sobre longitud recomendada de los posts, frecuencia de publicación etc. Cosas de las que no voy a hablar en este post.

Para quien no la conozca, Pulse es la plataforma de bloggin de LinkedIn, y al hablar de bloggin diréis (o pensareis):

  • “Ah pero si es para publicar mis posts ya tengo mi blog que mola mucho”
  • “Pero yo prefiero publicar en mi blog que tengo más control sobre lo que pasa”
  • “No me interesa guardar mis huevos en la cesta de otro”
  • “Puff que pereza, no me da tiempo escribir en mi blog, como para escribir en otro sitio”
  • “Soy guay y te voy a llevar la contraria digas lo que digas”

Tengo que deciros que puedo compartir la mayoría de estos argumentos u otros similares, pero entonces el post acabaría aquí y no habríamos avanzando nada.

Sin quitaros la razón en lo que hemos comentado antes, no me queda más remedio que hablar de la mayor de las ventajas de Pulse, vuestra red de contactos.

Ya lo mencioné en los comentarios del post anterior sobre nuestro perfil en LinkedIn, pero es que es verdad, lo mejor de LinkedIn es vuestra red de contactos y si la habéis construido con cabeza estaréis de acuerdo conmigo, si no es así, parad de leer porque esto os va a servir de muy poco 😉

La principal diferencia entre compartir un contenido en LinkedIn y publicar un post en Pulse es que el post de pulse envía una notificación a todos nuestros contactos, (excepto a los que nos hayan silenciado, pero de eso os hablaré un poco después).

Así se ven las notificaciones:

¿Merece la pena escribir en Pulse? Después de mi primer post sobre LinkedIn, Tatsu me decía, “Ahora tienes que escribir sobre Pulse” y aunque suele ser muy “bien mandao” resulta que sobre esto ya han escrito demasiado. Si utilizáis Google encontrareis muchos resultados útiles, sobre longitud recomendada de los posts, frecuencia de publicación etc. Cosas de las que no voy a hablar en este post. Para quien no la conozca, Pulse es la plataforma de bloggin de LinkedIn, y al hablar de bloggin diréis (o pensareis): •	“Ah pero si es para publicar mis posts ya tengo mi blog que mola mucho” •	“Pero yo prefiero publicar en mi blog que tengo más control sobre lo que pasa” •	“No me interesa guardar mis huevos en la cesta de otro” •	“Puff que pereza, no me da tiempo escribir en mi blog, como para escribir en otro sitio” •	“Soy guay y te voy a llevar la contraria digas lo que digas” Tengo que deciros que puedo compartir la mayoría de estos argumentos o de otros similares, pero entonces el post acabaría aquí y no habríamos avanzando nada. Sin quitaros la razón en lo que hemos comentado antes, no me queda más remedio que hablar de la mayor de las ventajas de Pulse, vuestra red de contactos. Ya lo mencioné en los comentarios del post anterior, pero es que es verdad, lo mejor de LinkedIn es vuestra red de contactos y si la habéis construido con cabeza estaréis de acuerdo conmigo, si no es así, parad de leer porque esto os va a servir de muy poco ;-) La principal diferencia entre compartir un contenido en LinkedIn y publicar un post en Pulse es que el post de pulse envía una notificación a todos nuestros contactos, (excepto a los que nos hayan silenciado, pero de eso os hablaré un poco después). Así se ven las notificaciones: Esto en términos profesionales podemos decir que mola, pero claro no todo va a ser publicar y cantar, la parte mala es que, (afortunadamente), cada vez más gente sabe dónde está el botón para silenciarnos, y si aburrimos a nuestra audiencia, (por el tema, frecuencia o calidad de nuestros posts), acabará por silenciarnos y cada vez nos leerán menos. Captura silenciar La clave para que esto nos sirva de algo es no aburrir a la gente que nos lee, y para eso no hay fórmulas mágicas, (lo sé tengo la mala costumbre de no creer en los trucos o atajos) En lugar de daros una serie de consejos que tengáis que seguir al pie de la letra, voy a contaros mi experiencia, y luego ya cada uno que aplique el sentido común, (eso sí que es una fórmula mágica, aplicar el sentido común) Mis primeros posts en Pulse, eran repost de otros de mis blogs, en los que en ocasiones modificaba algo y en ocasiones no. Me imagino que habéis podido observar a gente que republica desde sus blogs y a otras personas que no. Después de varios posts los que mejor me han funcionado han sido  los exclusivos para Pulse, los que no he publicado en otro sitio, así que en mi caso cuando publique algo va a ser exclusivo de Pulse. En cuanto a la frecuencia, personalmente no tengo ninguna, escribo cuando me sale, y si no me sale no escribo, pero intento no publicar todos los días, las veces que lo he hecho me ha funcionado mejor hacerlo en días alternos, pero como siempre dependerá de vuestro público. La calidad de los posts, bueno esto es para hablar largo y tendido sobre el tema, curiosamente no todos tenemos el mismo concepto de calidad, para unas personas traducir posts es calidad, para otras lo es “curar contenidos”. ¿Qué entiendes tú por calidad en un post? En cuanto a la longitud, suelo escribir al menos 400 palabras, a partir de ahí lo que me pida el cuerpo, pero si paso de las 1.200, (no me pasa muy a menudo), lo intento dividir en 2.  Sobre el tema, yo escribo sobre redes sociales, marketing online, etc., cada uno tiene que saber lo que vende, y si lo quiere vender escribir sobre ese tema. Aunque os he dicho que no hay fórmulas mágicas, hay cosillas con las que tenéis que tener cuidado, por ejemplo en Pulse cada vez que hacéis una modificación en el post vuelve a llegar la notificación a tus contactos, por lo que os recomiendo muy mucho que antes de publicar lo hayáis revisado en condiciones. Por lo demás, lo dicho, no perdéis nada por probar la herramienta, pero por favor, hacedlo con sentido común.

Esto en términos profesionales podemos decir que mola, pero claro no todo va a ser publicar y cantar, la parte mala es que, (afortunadamente), cada vez más gente sabe dónde está el botón para silenciarnos, y si aburrimos a nuestra audiencia, (por el tema, frecuencia o calidad de nuestros posts), acabará por silenciarnos y cada vez nos leerán menos.

¿Merece la pena escribir en Pulse? Después de mi primer post sobre LinkedIn, Tatsu me decía, “Ahora tienes que escribir sobre Pulse” y aunque suele ser muy “bien mandao” resulta que sobre esto ya han escrito demasiado. Si utilizáis Google encontrareis muchos resultados útiles, sobre longitud recomendada de los posts, frecuencia de publicación etc. Cosas de las que no voy a hablar en este post. Para quien no la conozca, Pulse es la plataforma de bloggin de LinkedIn, y al hablar de bloggin diréis (o pensareis): •	“Ah pero si es para publicar mis posts ya tengo mi blog que mola mucho” •	“Pero yo prefiero publicar en mi blog que tengo más control sobre lo que pasa” •	“No me interesa guardar mis huevos en la cesta de otro” •	“Puff que pereza, no me da tiempo escribir en mi blog, como para escribir en otro sitio” •	“Soy guay y te voy a llevar la contraria digas lo que digas” Tengo que deciros que puedo compartir la mayoría de estos argumentos o de otros similares, pero entonces el post acabaría aquí y no habríamos avanzando nada. Sin quitaros la razón en lo que hemos comentado antes, no me queda más remedio que hablar de la mayor de las ventajas de Pulse, vuestra red de contactos. Ya lo mencioné en los comentarios del post anterior, pero es que es verdad, lo mejor de LinkedIn es vuestra red de contactos y si la habéis construido con cabeza estaréis de acuerdo conmigo, si no es así, parad de leer porque esto os va a servir de muy poco ;-) La principal diferencia entre compartir un contenido en LinkedIn y publicar un post en Pulse es que el post de pulse envía una notificación a todos nuestros contactos, (excepto a los que nos hayan silenciado, pero de eso os hablaré un poco después). Así se ven las notificaciones: Esto en términos profesionales podemos decir que mola, pero claro no todo va a ser publicar y cantar, la parte mala es que, (afortunadamente), cada vez más gente sabe dónde está el botón para silenciarnos, y si aburrimos a nuestra audiencia, (por el tema, frecuencia o calidad de nuestros posts), acabará por silenciarnos y cada vez nos leerán menos. Captura silenciar La clave para que esto nos sirva de algo es no aburrir a la gente que nos lee, y para eso no hay fórmulas mágicas, (lo sé tengo la mala costumbre de no creer en los trucos o atajos) En lugar de daros una serie de consejos que tengáis que seguir al pie de la letra, voy a contaros mi experiencia, y luego ya cada uno que aplique el sentido común, (eso sí que es una fórmula mágica, aplicar el sentido común) Mis primeros posts en Pulse, eran repost de otros de mis blogs, en los que en ocasiones modificaba algo y en ocasiones no. Me imagino que habéis podido observar a gente que republica desde sus blogs y a otras personas que no. Después de varios posts los que mejor me han funcionado han sido  los exclusivos para Pulse, los que no he publicado en otro sitio, así que en mi caso cuando publique algo va a ser exclusivo de Pulse. En cuanto a la frecuencia, personalmente no tengo ninguna, escribo cuando me sale, y si no me sale no escribo, pero intento no publicar todos los días, las veces que lo he hecho me ha funcionado mejor hacerlo en días alternos, pero como siempre dependerá de vuestro público. La calidad de los posts, bueno esto es para hablar largo y tendido sobre el tema, curiosamente no todos tenemos el mismo concepto de calidad, para unas personas traducir posts es calidad, para otras lo es “curar contenidos”. ¿Qué entiendes tú por calidad en un post? En cuanto a la longitud, suelo escribir al menos 400 palabras, a partir de ahí lo que me pida el cuerpo, pero si paso de las 1.200, (no me pasa muy a menudo), lo intento dividir en 2.  Sobre el tema, yo escribo sobre redes sociales, marketing online, etc., cada uno tiene que saber lo que vende, y si lo quiere vender escribir sobre ese tema. Aunque os he dicho que no hay fórmulas mágicas, hay cosillas con las que tenéis que tener cuidado, por ejemplo en Pulse cada vez que hacéis una modificación en el post vuelve a llegar la notificación a tus contactos, por lo que os recomiendo muy mucho que antes de publicar lo hayáis revisado en condiciones. Por lo demás, lo dicho, no perdéis nada por probar la herramienta, pero por favor, hacedlo con sentido común.

La clave para que esto nos sirva de algo es no aburrir a la gente que nos lee, y para eso no hay fórmulas mágicas, (lo sé tengo la mala costumbre de no creer en los trucos o atajos)

En lugar de daros una serie de consejos que tengáis que seguir al pie de la letra, voy a contaros mi experiencia, y luego ya cada uno que aplique el sentido común, (eso sí que es una fórmula mágica, aplicar el sentido común)

Mis primeros posts en Pulse, eran re-post de otros de mis blogs, en los que en ocasiones modificaba algo y en ocasiones no. Me imagino que habéis podido observar a gente que re-publica desde sus blogs y a otras personas que no.

Después de varios posts los que mejor me han funcionado han sido los exclusivos para Pulse, los que no he publicado en otro sitio, así que en mi caso cuando publique algo va a ser exclusivo de Pulse.

En cuanto a la frecuencia, personalmente no tengo ninguna, escribo cuando me sale, y si no me sale no escribo, pero intento no publicar todos los días, las veces que lo he hecho me ha funcionado mejor hacerlo en días alternos, pero como siempre dependerá de vuestro público.

La calidad de los posts, bueno esto es para hablar largo y tendido sobre el tema, curiosamente no todos tenemos el mismo concepto de calidad, para unas personas traducir posts es calidad, para otras lo es “curar contenidos”. ¿Qué entiendes tú por calidad en un post?

En cuanto a la longitud, suelo escribir al menos 400 palabras, a partir de ahí lo que me pida el cuerpo, pero si paso de las 1.200, (no me pasa muy a menudo), lo intento dividir en 2.

Sobre el tema, yo escribo sobre redes sociales, marketing online, etc., cada uno tiene que saber lo que vende, y si lo quiere vender escribir sobre ese tema.

Aunque os he dicho que no hay fórmulas mágicas, hay cosillas con las que tenéis que tener cuidado, por ejemplo en Pulse cada vez que hacéis una modificación en el post vuelve a llegar la notificación a tus contactos, por lo que os recomiendo muy mucho que antes de publicar lo hayáis revisado en condiciones.

Por lo demás, lo dicho, no perdéis nada por probar la herramienta, pero por favor, hacedlo con sentido común.

Anuncios

Un comentario en “Razones por las que merece la pena escribir en Pulse

  1. […] recomendamos leer este post  colaborativo  de José Humanes  en el blog de Tatsuyoshi Hattori: Razones por las que merece la pena escribir en Pulse  ( la plataforma de LinkedIn para escribir artículos).Por otra parte también es muy aconsejable […]

Los comentarios están cerrados.