Cuando un tuit se pone cabrón.

cuando un tweet se pone cabrón

Tienes la idea, el texto el titular, lo lanzas y “beee”, error, mencionas mal al autor, lo vuelves a lanzar y “beee”, otra vez error, enlazas la fotografía y no el post… uff segundo tuit borrado, a la tercera irá la vencida y qué.

A veces estas cosas pasan, unas veces te das cuenta, otras te lo dicen tus contactos de manera educada por mensaje privado y otras ahí están para machacarte y dilapidarte, en público, por un “error”.

¿Somos  capaces de ver la coma en el ojo ajeno y no el punto en el nuestro?

Es mucha la responsabilidad que tenemos todos en los medios sociales con nuestras publicaciones.

  • Es mucha la responsabilidad que tenemos todos con lo que compartimos todos los días.
  • Es mucha la responsabilidad de ser consecuentes en donde posamos nuestros likes, RTs, comentarios, etc.
  • Es mayor la responsabilidad de saber que lo que dices aquí queda para siempre, sí para SIEMPRE.

Por eso la auto exigencia es la clave, ser consecuentes y coherentes no es difícil. Extrapola los comportamientos cívicos en tu día de a pie y no te dejes llevar por “la pasión del internet”.

Ya, es más fácil llamar a alguien tonto, inepto o sinvergüenza en un comentario de un periódico, en Facebook o en Twitter con una cuenta, a veces, solapada, lo entiendo, pero… si normalmente no lo haces en tu día a día ¿Por qué en internet? ¿Qué dice esto de ti? Desde hace unos cuantos años que la membrana entre el 1.0,2.0,3.0… Ya no es tal, estamos conectados e integrados en la red.

Utilizar tus redes está chupado, saberlas gestionar NO

Dejarse llevar por la deriva de falsas noticias, bulos y crear enemistades a cuenta de unas herramientas que se crearon para conectar y compartir está a la orden del día.

Nadie es mejor o peor, cada uno de los que estamos aquí tenemos un objetivo con nuestra presencia. El mío, acercar de manera responsable el uso de las redes al usuario final, conectar con gente afín a mis intereses y sobre todo disfrutar. Pero no estoy solo, somos muchos los que tenemos presencia. Somos todos los que componemos Internet, TODOS tenemos responsabilidad digital, todos podemos hacer de esto algo todavía mejor.

Ya que consultamos nuestro móvil de 300 a 500 veces al día si somos mínimamente auto exigentes podemos hacerlo.

Simplemente:

  1. Desconectar cuando te haga falta, no es un lujo, es una decisión, la vida en tu tiempo libre, se vive no se imprime. Estar en redes a nivel personal no es una obligación.
  2. Publica, comenta, comparte y aporta a lo que te inspire. No entres en bucle con lo que no te guste, no merece la pena entrar en discusiones infundadas y más con personas que no discuten, solo se enfadan. La discusión es sana, pero el concepto se ha desvirtuado con el tiempo. Por eso es importante elegir bien con quién discutir. En tu mano-ratón está elegir con quién conectar de verdad.
  3. Olvídate de las métricas vanidosas y crea conversación. Sí, un buenos días, ¿qué tal estás?, un cómo me gusta verte contento… Los no estoy de acuerdo, como ya te dije,  con medida, y si se trata de un error, mejor en privado. A ninguno de nosotros le gusta que le pongan en ridículo en público.

Lo que no te aporte, déjalo de lado, no estás obligado a seguir, ser “amigo”, fan de una página de NADIE. Ya, esto puede crear un cisma en la “amistad” pero si alguien es amigo de verdad por esas cosas no se enfada. Y… ¿Para qué estamos aquí? Para aportar nuestro granito de arena a Internet, crear un espacio mejor en el que estemos informados y disfrutemos. Todo lo demás un tuit que se pone cabrón. ¿A que sí Javi? ¿Y tú qué opinas? 😉

Anuncios