No me gusta Facebook y no leo tu blog. Charla con una usuaria ocasional.

No a todo el mundo le gusta facebook ni las redes sociales

Pasaba la media noche. Después de cenar un rico sushi y charlar sobre mil cosas con mi documentaLista, ahora, mientras tomábamos un té, tocaba hacerlo sobre biodescodificación (método científico que a través de distintas técnicas consigue aflorar nuestro inconsciente). La charla era intensa, con un tema apasionante, pero entre palabra y palabra salió un “¿Tú qué tal con las redes?”. Inmediatamente se me iluminaron los ojos. La comenté los últimos avatares sucedidos en este blog y mi breve despedida en forma de post.  Ella me confesó que no me leía pero básicamente porque las redes la aburrían. Facebook sobre manera. A mí, que me gusta saber los motivos, le pregunté por qué y continuamos nuestra charla hasta la madrugada.

Conocer todos los puntos de vista abrirá el ángulo de nuestros horizontes, alejándonos de lo típico y lo tópico.

¿Qué es para ti Facebook?

Una plataforma aburrida porque no me interesa el contenido. La inversión de tiempo para encontrar algo interesante no me compensa. Prefiero hacer una búsqueda en los navegadores  y encontrar.

Cuando entras, ¿cómo ves el uso que se le da a esa plataforma?

La gran mayoría de las veces es publicidad de tu hermosa vida, marketing barato. Un “Sálvame” Low Cost.

¿Qué mejorarías o le pedirías a los usuarios con los que tienes conexión para que fueras una usuaria habitual?

Contenido con sustancia, con chicha. Las personas verdaderamente se nutren de dos cosas: la diversión a través del juego o el conocimiento. Así que cuando consulto Facebook no encuentro ni una cosa ni la otra de manera fácil.

Entonces, ¿por qué tienes presencia?

Por dos motivos: porque creo que hay que estar y porque me ha servido como herramienta para encontrar a mi gente a los que había perdido la pista.

Lo de hay que estar me parece algo muy generalista, creo que nadie está obligado a tener presencia. Defíneme por qué hay que estar.

No puedes cerrar los ojos al pulso del mundo. Quiero que cuando hable con mis sobrinos sobre redes sociales pueda saber a qué se refieren. Estar ajeno al presente no quiere decir que no corra el tiempo.

¿Crees que vivimos en una época de esclavitud digital?

No, tanto como esclavitud no, pero lo que sí que es cierto es que si no estás, no existes. Otra cosa es que no te interese existir. (me sonríe).

Cuando entras ¿Cómo ves a las empresas a nivel de humano en las redes sociales?

Me dan información e imagen, pero todo es un tanto artificial. ¡Será porque son artificiales! (carcajea) o porque todas hacen cosas similares y de forma demasiado lineal. Buenos días – buenas tardes – buenas noches, este es mi libro.

Ya sé que te he hablado mucho de Facebook pero ¿qué me dices sobre linkedIn?

Tu currículum público. Pero también es cierto que para ser una red social el tratamiento que se le da es muy sobrio. Lo veo capado para que puedas aportar algo personal.  Soy más de Pinterest. En LinkedIn veo que solo puedes escoger una de tus facetas profesionales para destacar, es decir, que yo que soy documentalista, gestora de proyectos y profesora de inglés me veo obligada a escoger solo una de ellas para posicionar mi proyección profesional en la plataforma: las otras dos quedan como secundarias, cuando en realidad no lo son. Merman mis posibilidades.
¿Te ha servido para evolucionar en tu carrera profesional?

En mi caso no, pero sí que conozco gente que ha conseguido encontrar o mejorar su trabajo a través de esta herramienta. Ahora bien, ésto no está carente de una gran inversión de tiempo para sacar verdadero partido. No es rellenar tu ficha y a correr.

Después de nuestras muchas charlas sé a ciencia cierta que vas a seguir libre de ataduras digitales. ¿Qué consejo darías a los que viven enganchados del Smartphone y las notificaciones?

¡Consejo, ninguno! Supongo que a cada cuál le motivan distintas cosas. Somos muchos y cada cada uno que haga lo que quiera. Yo personalmente me quedo con una voz, una mirada como huele un bizcocho.

O cómo sabe un beso, añadí yo.

La conversación continuó pero ya sobre otros temas y no pude evitar este breve extracto de la charla que tuve con mi amiga Nini, que como otros muchos de mi entorno se resisten a vivir conectados 24/7. La virtud está en el equilibrio y eso es lo que sin duda quiero para todos nosotros: que seamos capaces de vivir en un ecosistema equilibrado en online y offline, con buenas prácticas y una gestión adecuada de nuestros tiempos sin alejarnos de la vida que está ahí fuera.

Es lo que compartes lo que puede cambiar el mundo.

¿Tú qué opinas?

 

Anuncios

4 comentarios en “No me gusta Facebook y no leo tu blog. Charla con una usuaria ocasional.

  1. Las redes sociales forman parte de nuestra vida y leyendo posts de los demás se puede encontrar esa “chicha” que nos ayude a avanzar como mejores personas. La opinión de los demás es tan importante como la nuestra.
    Firmado: Un 24/7 😉

    • Al final son conexiones, tiempo para gestionarlas de manera adecuada y separar el grano de la paja. El ecosistema lo depredan algunos usuarios y otros lo crean mientras otros solo miran. Yo cada día soy más consciente de ello y por eso me encanta escuchar testimonios como los de Nini. Ella se me resiste, la conozco desde hace muchos años y hemos tenido muchas charlas de este tipo. Pero al final me ha gustado sobremanera cuando dice que no podemos cerrar los ojos al pulso del mundo. Como 24/7 bien sabes que las redes son maleables y moldeables.

      Un abrazo y gracias por dejar rastro y huella SR!

      • Jajaja, me estoy muriendo de la risa. Debería leer los comentarios antes de comentar, ¡he usado la misma expresión que tú!… “separar el grano de la paja”. Era tan evidente…
        Jajaja. En fin, siento haberte parafraseado, aunque haya sido de forma desintencionada.

  2. Pues, como bien sabes, comparto su opinión sobre los contenidos que encontramos en Facebook (jeje).

    Pero quiero añadir algo:
    Las redes sociales no se usan bien, del mismo modo que no se gestiona bien la amistad. Aparece la hipocresía, el buenrollismo artificial, el peloteo profesional, el lameculos entregado, etc. Y aburre, pero lo más importante es que, si sabes mirar, te pone de frente a la realidad cruda, desnuda, sin artificios. Y aprendes, sobre todo, a eso tan conocido de “separar el grano de la paja”. Y cuando lo haces, llega un día que te paras y piensas: ¿De verdad esto requiere tanto esfuerzo por mi parte? A esto aún no he encontrado respuesta.

    Un beso, Tatsu.

Los comentarios están cerrados.