No he podido leerte sólo una vez. Madrid : Frontera

En una ciudad donde siempre es de noche, donde siempre llueve es difícil encontrarse y no dejarse llevar por los cantos de sirena en un mar de tinta más negro que la oscuridad o quizás la realidad que vivimos disfrazada en el manto de nuestra profunda noche interna.

Muchas veces les hablo a a las personas que me leen sobre lo que significa ser prescriptores de algo, me desagrada que nos metan el embudo de conversión (compra) de un producto por el ojo. Aunque en redes sociales podamos entrar hasta la la casa de un desconocido sin pasar por el pasillo. Y eso me pasó a mi contigo Madrid:Frontera, no te buscaba y me encontraste, me rozaste ligeramente, te quise tocar y con deseo te entré de frente. Quise tenerte entre mis manos y acariciar tu veneno.

Me advertiste que no saldría ileso después de leerte.

Aún así no tuve miedo de abrirte y descubrirte.

Ahora que me has tocado tú más a mi que yo a ti, sólo puedo decir con mucho respeto después de leerte dos veces ¡JODER!

Hay libros que los lees como un vaso de agua para refrescarte, tú has sido y eres como una ducha fría que te despierta. No digo mucho más, porque no quiero desvelarte solo quise comentar a mis lectores que aprovechando que me marcho una temporada de viaje pensaba dejarte libre (bookcrossing) pero lo que me pasa es que te has convertido para mi en “el libro de los viejos tiempos”, en el libro que en el que tus sucesos perdidos iluminan realidades oscuras.

¿La dejo libre?

Tú decides.

Llevarte te llevaré siempre dentro.

M:f

Anuncios

2 comentarios en “No he podido leerte sólo una vez. Madrid : Frontera

Los comentarios están cerrados.