Hagas lo que hagas merecerá la pena, si lo haces

¿qué hacer en redes sociales?

Hoy puede ser un día especial, como cualquier otro, pero especial. Todos los días podemos hacer que sean especiales, todo depende de nuestra actitud y de lo que nos transmita nuestro entorno en online y offline. Como en la vida misma, en redes si generas contenidos positivos estarás ayudando a que alguien que te lee, que te mira, que te escucha pueda sentirse mejor. Si no los generas, también puedes ayudar a compartirlos, debatirlos, darlos vida y puede que del día más gris puedas sacar el sol más radiante y que del agujero más profundo encuentres la escalera que te haga escalar, subir y ver las cosas desde lo más alto en la salida.

 

 

Igual te has quedado un poco plof ¿verdad? Lo mismo que hay cosas positivas las puede haber negativas. Para todo hay un espacio y un público objetivo en medios sociales. Es más, yo últimamente no me encuentro demasiado fino a la hora de publicar y, al leer, me encuentro más aburrido de la cuenta. Podría buscar mil disculpas que me darían respuesta del por qué: Podría decir que estoy centrado a tope en otros trabajos que me llevan mucho tiempo, podría decir que estoy apartado porque vivo intensamente con mi familia en el 1.0, podría decir que el/la que no me lea que se aguante.

 

 

Pero NO voy a buscar disculpas absurdas y variopintas, la respuesta está en que he caído en la RUTINA.

Las redes sociales son conexión y acercamiento natural, diálogo, empatía, sentimientos y mil cosas más. Hoy este sentimiento me late de una manera más especial porque un 9 de mayo nació una de las personas más importantes de mi vida. Alguien a la que perdí la pista durante más de 10 años y que gracias a las redes encontré. Alguien con quién viví intensamente en medios sociales ya desaparecidos, con quién compartí horas en el Messenger de Microsoft, con quién compartí mi primer blog, con quién crecí en Facebook. Alguien de quién a medida que mi comunidad ha ido creciendo, me he distanciado.

He caído en un error que pienso subsanar:

-Me he vuelto una máquina de publicar (mañana, tarde y noche).
-Me he vuelto una máquina de compartir los contenidos de los que me comparten.
-Me he vuelto una máquina de interaccionar con los que interaccionan conmigo.

¿Por qué pasa todo esto?

Todo esto es cuestión de feedback, el primero contigo mismo.

Escúchate a ti mismo y piensa si te aburres, si tú no te aceptas busca los motivos y cambia. No todos los consejos valen para lo mismo. Los medios sociales son infinitos y cada vez están más poblados si no buscas y transmites lo que te hace diferente te arrastrará la corriente y serás parte del resto. Ser parte del resto no es malo pero como dice la frase: “No esperes resultados diferentes si haces siempre lo mismo”, que los demás, añadiría yo 😉

Los consejos, guías y demás están estupendos pero nadie mejor que tú tiene las respuestas para encontrarse a si mismo, tener y dar feedback a lo que realmente importa.

Sólo tienes que mirar leer y escuchar aquello que merezca la pena que esté en tu vida, lo demás está de más, y si hay algo que permiten las redes es elegir con todas las consecuencias lo que lees, ves y con quién estás conectado.

Personalmente me encantan los contenidos frescos en medios sociales, el día a día, lo que se expone con naturalidad sin buscar el aplauso fácil. Las redes sociales son un buen indicador del estado de ánimo de tus conexiones y estos días me he encontrado unas cuantas, muchas, declaraciones de intenciones que de una manera u otra te contagian y te hacen pensar sobre el sentido de tu presencia en redes que hoy comparto con vosotros por si algún día como yo hoy pensáis que habéis caído en la rutina.

La rutina no es mala si quieres hacer lo mismo con resultados predecibles. Personalmente a mí no me gusta, no vine aquí para ser un robot y menos para distanciarme de lo cercano cuando las redes están precisamente para eso para más conectar y menos posturear.

Me esforzaré por hacer que eso cambie. Volveré a leer “El secreto de la interacción en redes” Cogeré un poco de aire, todos tenemos algún día un poco plof aunque hoy haga así de bueno.

Mires atrás o adelante el día está sencillamente de WoW

A post shared by Tatsuyoshi Hattori Pedraja (@tatsuhattori) on

 

¿Tú cómo te sientes?

 

Anuncios

3 comentarios en “Hagas lo que hagas merecerá la pena, si lo haces

  1. Buenas tardes Tatsuhattori, parar de vez en cuando es bueno, y necesario. A mí, me lo receta mi médico y mi mujer. Nos relajamos, reflexionamos sobre dónde estamos y donde queremos ir, disfrutamos de los placeres del mundo 1.0 y volvemos al cibermundo con nuevas energías. Y si lo que necesitas es aire, sé de un blog donde te dirán donde conseguirlo (https://srbohorquez.wordpress.com/?s=aire).
    P.D. Gracias por la mención a mi IG, Un saludo,

    • Jajaja mi gran colega SR! Carlos 🙂 Todos tenemos un día un poco “plof” y al final todo es actitud y expresarse con naturalidad cuando hay que hacerlo. Aquello que no se oxigena termina viciándose…

      La mención a tu IG, desde aquí recomiendo a todo el que nos lea que te siga YA porque allí va a respirar muuuucho oxígeno.

      Un gran abrazo y encantado de estar en conexión contigo Francesc

  2. Tatsu!!! Tú jamás serás un robot. Me encanta leerte. Y como dices en el comentario, lo que no se oxigena se vicia.
    Un fuerte abrazo y buena semana Tatsu

Los comentarios están cerrados.