Hoy en el #DíaDeInternet me gustaría contaros una historia

Una experiencia y recuerdo dia de internet 2016

No soy de celebrar días concretos, personalmente, para mí todos los días se merecen una celebración por las cosas que vivimos. Por otro lado, los días gracias al marketing se han convertido en algo más comercial que otra cosa. Pero es indudable que todo se merece su día y cada día se celebra dependiendo de nuestra interpretación.

Realmente, hoy no pensaba escribir mucho más allá de la actualización que he compartido en nuestra Fan Page y mi perfil de Facebook:

Pero poco después de publicarla recibí un mensaje de la persona con la que me he criado en Internet, mi primo David:

“Me gusta tu frase primo. No vivimos enganchados, sino conectados.

Esa es la verdad”

Internet me ha dado mucho. Recuerdo cuando en una pantalla negra con unas letras y un módem que hacía ruiditos nos lo flipábamos mientras nos conectábamos a una BBS o chateábamos durante horas por el IRC. Mientras, nuestras madres nos gritaban porque las dejábamos sin teléfono y, a final de mes, temblábamos con la factura de telefónica. Personalmente la escondía hasta que mi madre la pedía y sabía que si me había pasado iba a estar sin poder conectarme. Eso fue así durante mucho tiempo.

Poco a poco fuimos evolucionando con interfaces gráficas, el navegador y las páginas web que íbamos consultando. Los foros, foros en los que a través de ellos llegué a quedar con gente que no conocía absolutamente de nada en Madrid. Las primeras desvirtualizaciones y (amores de juventud) que recuerdo como si fueran hoy.

Seguimos evolucionando y no había un solo día en el que no nos conectásemos. Ya enredando más por Messenger de Microsoft con: Los zumbidos, las fotos chorras y los Spaces en formato blog. También con el eMule… 😉  Buenos tiempos, como los de ahora, pero en ese momento era un mundo que estaba muy por explorar y crecía según íbamos creciendo los de mi generación del 7Y (setenta y…)

Tiempo después empezaron a pegar con fuerza las redes sociales aunque a los que llevábamos habitualmente una PDA nos seguían llamando frikis. Mucho me río yo ahora de todos los que me lo llamaron y ahora no pueden vivir sin su Smartphone eh.

Muchos cambios, que no son tal, es una simple evolución de lo que somos, de cómo estamos. Más conectados que nunca y, sin embargo, tengo esa sensación de que cada vez nos aislamos más. La inmediatez hace mella y, en un día tan especial como hoy,  deberíamos pararnos a saborear todos esos momentos, y más ahora que nuestra gente  está más cerca que nunca.

Hoy, por eso, me ha venido toda esta historia a la cabeza.  Como un brindis a lo a que fue y dónde estamos. A esta oportunidad que tenemos de estar Conectados pero NO enganchados, en equilibrio entre ON y el OFF. Para que lo que nos une no nos separe por estar centrados única y exclusivamente en nosotros mismos. Para que sigamos viviendo libres y en libertad en un espacio infinito en el que entramos todos y en base a lo que compartimos y el cómo, podemos marcar la diferencia. La diferencia entre abrirnos al mundo o encerrarnos única y exclusivamente en nosotros mismos mientras damos a un scroll infinito sin vivir lo que está realmente delante de nosotros.

Tu “verdad” la encontrarás siempre, la verdad tendrás que buscarla.

Por el equilibrio, por las conexiones, por vosotros, por todos los que hacéis día a día a Internet más grande de lo que es con vuestro compromiso, #Libres.

¿Cómo te criaste tú en Internet?, ¿seguimos contando la historia en los comentarios?

Gracias por leer y que sea un feliz HOY. Siempre, conectando.

Anuncios

4 comentarios en “Hoy en el #DíaDeInternet me gustaría contaros una historia

  1. Hola Tatsu, bonita historia, una vez más.

    Como bien comentas todo tiene sus pros y sus contras, y hay que saber encontrar el punto medio para saber desconectarse y disfrutar de todo lo que el offline nos ofrece (y que luego puede nutrir nuestras historias online). Vivimos en un mundo hiperconectado. Nos pasamos como mínimo ocho horas en el trabajo conectados, y al salir, en vez de romper esa burbuja, seguimos interactuando con nuestra Comunidad a través de las redes. Un punto de locura si que tiene, hay que reconocerlo. ¿Qué tal si le proponemos a San Marketing que se celebre un Día Internacional de la Desconexion? Al igual que hay el día sin coches, sin humo, sin sexo (Uii, eso no, me he colado).

    Personalmente el veneno de Internet y de las redes se me ha ido inyectando lentamente durante los últimos 15 años, de los cuales los últimos cinco han sido a cañón. Ahora me dejas una tarde sin internet, y no me hagas ninguna broma que puedo llegar a morder. Qué si primero el Messenger, los chats de algunas webs, el blog, el Facebook, el Twitter, el Wathsup y ahora mi apéndice Instagram. Son muchas, y el día tiene 24 horas. Las cuentas no salen, y yo dormir pues como que lo necesito.

    Tatsu, tu que tienes contactos e influencia, ¿por qué no mueves lo del día Internacional Offline? Y sé que luego, como buen ser humano contradictorio que soy, seré el primero que me lo pasaré por el Arco de Triunfo. El veneno digital vive en nosotros, no hay nada que hacer.

    P.D. Por Dios que alguien me diga que me entiende y se siente igual porqué sino no ganaré para psicológicos (visita online, of course).

    • Al final no podemos detenernos ante el pulso del mundo. Debemos fluir ante él. Yo no lo niego, he tenido temporadas que me he agobiado y, a veces, me sigo agobiando. Son cosas del directo. Pero la verdad es que no es como hace dos años que estaba 25/7, aprendí la lección y es lo que ahora por todos los medios y en mi día a día intento transmitir de la mejor manera posible.

      Con el paso del tiempo me he vuelto más posado, sigo con la misma afición a conectar y eso pero respeto mucho lo que tengo delante y cerca. El teléfono no tiene la prioridad nunca y sí la/as personas con las que estás en esos momentos.

      Que sepas que me he echado una carcajada buena con lo de influencia (en términos amplios), contactos sí que tengo, como tú, de los que me siento feliz y orgulloso de tener una conexión tan cercana. Pero a lo que te voy, al final, si creásemos ese día se terminaría comercializando con algo exclusivo para poder cumplir y sin duda se difundiría por internet. Lo veo un poco utópico a la par de posible. Posible todos los días en los que en vez de salir a la calle con nuestro teléfono a cuestas lo hagamos como lo hacíamos antes. Reconozco que yo lo hago y lo que me pasa es que siempre echo en falta la cámara… Sí Francesc, como bien apuntas, veneno. Pero si encontramos el equilibrio podemos hacer como con el perfume en pequeñas dosis pero intensas 😉

      Muchísimas gracias por leer y comentar. La verdad, este post ha sido una reflexión que me encendió mi primo con ese mensaje. ¿Por dónde? Pues no podía ser de otra forma en el día que es, por Internet.

      Celebremos!

  2. Tatsu, me has dejado dándole vueltas al tema del “perfume de veneno en pequeñas dosis” y hablaré con Apple a ver cómo lo tienen para lanzarlo al mercado. Revolucionaria el mercado tecnológico y perfumista.
    El quid de la cuestión es encontrar estos momentos de desconexión del mundo digital, y que sean de calidad, aunque sea con la cámara a cuestas.
    P.D. No seas modesto, eres influencer, Y LO SABES!

    • No des más pistas 😉 que nos “mangan” la idea 🍏… todo esto lo ampliamos otro día con unas cervezas en offline. Lo de influencer también lo discutiremos hahaha. Si el enfoque que le damos es el menos amplio, pero más intenso, te aceptaré barco 😂

      PS. La foto no faltará.

Los comentarios están cerrados.